No es eco todo lo que reluce

No hay más que meter la nariz en el lineal de cualquier hipermercado, para ver las etiquetas de ECO ó BIO marcando la zona (normalmente pequeña) donde se ubican los productos que aparentemente cumplen esos requisitos.

Para mi, como consumidor habitual de productos ecológicos, debo reconocer que esto supuso en su día un gran descubrimiento, ya que me imagino que como a la mayoría de vosotros, no se os pasaba por la cabeza ni si quiera de forma remota, el andar leyendo etiquetas. Claro, hasta que te lees la primera y ves que te la están colando...

De hecho, ese fué uno de los principales motivos que me llevaron a emprender este proyecto soloecos.com, ya que observaba cómo la falta de información u omisión "intencionada" de la misma en muchos otros casos, hacía que la mayoría de consumidores de productos ecológicos, tuviéramos que hacer una verdadera labor de investigación para poder adquirir productos que cumplieran estos requisitos.

 

Eco Tags

 

Claro, y la pregunta del millón es: ¿y en qué me debo basar para saber si los productos que estoy adquiriendo son ecológicos o no? 

Pues la respuesta la tienes en la imagen encima de estas líneas. Donde como podrás observar, en el envase viene un sello  o logotipo que es igual en toda la Unión Europea, y no es otro que ese de la "hojita" verde, y que se llama la Eurohoja. Es obligatorio para comercializarse dentro de esta categoría de productos dentro de la UE, e incluye un sistema de codificación donde podemos saber la procedencia del producto.

Cada Comunidad Autónoma tiene su propio organismo certificador -en la mayoría de los casos entes privados-, y todas las empresas ya sean productoras o distribuidoras, deben de pasar una auditoría donde realmente se demuestre que su cultivo, manipulación y resto de procesos hasta la puesta en manos del consumidor final, cumple los requisitos exigidos.

 

Woman reading product information on label

 

Por tanto, la mejor forma que tenemos de saber si el producto que estamos adquiriendo por el canal que sea, es o no ecológico, es a través de su etiqueta. Y en ella tenemos que distinguir al menos 3 cosas:

1.- Debe aparecer la palabra ecologico, orgánico o biológico. Aunque normalmente verás las abreviaturas de ECO ó BIO.

2.- La Eurohoja, que es el logotipo ecológico de la Unión Europea -obligatorio desde el año 2010- y que acredita que ese producto ha seguido las normas de control que establece la UE.

3.- El código del organismo de control que certifica el producto en base al origen de las materias primas, entre otras cosas.

En el siguiente ejemplo podemos analizar la información de dicho código:

 

Etiquera CAAE

 

ES: Lugar de procedencia España

ECO: Ecológico

001: Código de la entidad certificadora, en este caso CAAE.

AN: Comunidad Autónoma Andalucía.

*Vemos además que en este ejemplo aparece también el sello de la entidad certificadora (CAAE), lo cual es siempre también recomendable, ya que es una doble garantía.

 

Pues bien, espero que este artículo te haya servido para que a partir de ahora sepas identificar más claramente los productos ecológicos en los sitios de venta, y que tal y como dicen nuestro eslogan, "compres con confianza". Otra cosa son los ingredientes, conservantes, etc; que también podemos y debemos consultar en la etiqueta de los productos, pero eso ya da para escribir otro artículo. Así que recuerda: "el secreto está en la etiqueta".